Bienvenidos al Centro Campestre Mavidahue

INVIERNO CONSCIENTE

Imprimir

Queridos amigos:

Ha comenzado un nuevo solsticio de invierno. A diferencia de las ciudades,  en donde  las luces nos sumergen en un mundo cada vez más artificial, acá  en el campo, las noches más largas y los días más cortos se notan con mayor realce. ¿ qué nos deparará este invierno?. Es difícil saberlo con certeza, pero si podemos aventurarnos en decir que cada año tendremos un "sur más mágico" y esa magia merece la pena ser VIVIDA y disfrutada CONSCIENTEMENTE. 

El invierno, para muchos de nosotros, es una estación que viene a ralentizar nuestras vidas. Es una estación que nos incita a tomar un viejo libro  y disfrutarlo junto al fuego...  o  tal vez nos hace llegar a todos  más temprano a casa y nos da la posibilidad de compartir más tiempo de calidad con la familia, buscando ese "calor de hogar" que en otras estaciones del año pareciera que se diluyera. El invierno entonces, por lo duro y crudo que sea, tiene sus virtudes y tenemos que aprender a disfrutarlo como disfrutamos las otras tres estaciones. CONSCIENTEMENTE.

Se imaginan un invierno en mavidahue?. Les cuento:

Seguramente llovería... pero el silencio en el campo  es tal, que nos permitiría   escuchar la lluvia y el viento a los pies de una chimenea,  mientras que la humedad del aire    acentuaría los aromas invernales,  mezcla de humo, cafe  y renovales.

Con ropa abrigada y calzado adecuado nos aventuraríamos a conocer la vida de campo. Recuerden que afuera la vida continúa con sus ciclos, el pasto en esta época se hace escaso, no crece como en otra épocas del año  y necesaria e invariablemente  hay que ir a alimentar al ganado Dar  maíz a las gallinas y los buenos días a los caballos.

Puede que a estas alturas del día empiecen a flaquear las fuerzas y un buen desayuno de campo con pan amasado y huevos de gallinas felices nos vendría bien... Aún nos queda parte de la mañana por disfrutar y lo podemos hacer a pie o a caballo.  Así quizás nuevamente se nos abre el apetito y eventualmente caer en la tentación de los famosos asados de Don Juan y de las sopaipillas de la Sonia, Laly y Vane.

En la tarde, la mejor opción es  un baño en tinaja al aire libre; y que  mejor que hacerlo en aguas cristalinas y  naturales calentadas con leños nativos... Ojalá mucha lluvia y harto frío. Les aseguro que más se disfruta.

Cae la noche y reunidos  están en su cabaña...  "sin tele" , la combustión si o si  encendida, cocinandose algo rico, entretenidos como familia en torno a un  juego de salón,  relajados, contentos y plenos,  compartiendo la experiencia de lo vivido.  

 Y siempre,   lo más importante, nunca  olvidarse de vivir cada minuto  CONSCIENTEMENTE.